LOS RINCONES DE JUEGO

 En la búsqueda de métodos que faciliten los aprendizajes del niño, se ha implementado en las aulas los RINCONES DE JUEGO o APRENDIZAJE. Estos son sectores o espacios delimitados donde los niños desarrollan actividades lúdicas, investigaciones, interactúan entre sí desarrollando su inteligencia y creatividad. Se emplea así una metodología activa que permite al niño ser el constructor de su propio aprendizaje.
Entre los rincones de aprendizaje más comunes está el rincón de construcción, dramatización, arte, música, ciencias, biblioteca, juegos tranquilos, actividades psicomotrices, lenguaje, etc.

Los rincones
Los rincones son una forma de organización donde cada niño y cada niña pueden actuar con autonomía y elegir la actividad en función de sus necesidades e intereses.
El tiempo de duración en cada rincón suele ser corto, pero se va
retomando día a día a lo largo del curso y los contenidos que se trabajan
tienen una secuenciación a lo largo del tiempo.
Aunque los rincones implican una determinada distribución del espacio clase, no es solamente una organización espacial, sino que es una opción metodológica, una decisión en la forma de hacer y entender la práctica educativa y como tal decisión conlleva la reflexión sobre los aspectos
educativos más relevantes.
Organizar la clase por rincones significa, en primer lugar, tener muy en cuenta la diversidad del grupo clase y, por tanto, responder a esa diversidad cuidando de manera especial el ambiente escolar, creando un clima de confianza y seguridad que permita a los pequeños realizar sus aprendizajes de la manera más armónica posible.
Por otra parte, significa romper con la dicotomía juego-trabajo, considerando que el juego es el principal instrumento de aprendizaje que tiene el niño, que cuando juega trabaja al mismo tiempo y que cualquier
actividad en la que está implicado y tiene algún sentido para él, supone disfrute, pero también conocimiento.
Esta opción metodológica presupone:
  •  Aceptar la diversidad, que no todos los niños son iguales ni tienen las mismas necesidades, ni los mismos ritmos de aprendizaje y que, por tanto, ofrecer una variedad y secuenciación ordenada de actividades facilita la posibilidad de llevar a cabo un programa educativo ajustado a las necesidades reales de cada alumno para que puedan adquirir y consolidar sus aprendizajes de manera individualizada.
  • Organizar una parte de la tarea educativa en rincones supone crear un marco de comunicación, donde, si se tienen previstos los materiales que se van a utilizar, si éstos son asequibles y están ordenados, despertarán en los niños y niñas la curiosidad y el interés necesarios para que las diferentes propuestas que se ofrecen se aprovechen al máximo. Por otra parte, esta elección favorece el que ningún niño sienta una situación de fracaso, ya que cada uno puede actuar basándose en sus posibilidades y limitaciones y todos pueden seguir trayectorias diferentes para desarrollar las mismas capacidades.
    Además, va a permitir, por parte del educador o educadora, la observación de los obstáculos con los que tropieza cada niño y, así, poder ajustar la ayuda pedagógica a cada uno en particular. 
 

 El desarrollo del trabajo por rincones
En el trabajo por rincones podemos destacar tres momentos esenciales:
  1. La asamblea
  2. El trabajo por cada rincón.
  3. La puesta en común.
1. La asambleaEl primer momento del trabajo se realiza en la asamblea o corro. Todos juntos en la alfombra con la maestra planificarán lo que se vaya a hacer en los rincones; se hablará de los materiales que hay en cada uno de ellos y se presentarán en el caso de que se haya decidido incorporar materiales nuevos.
Es el momento de recordar las normas de los rincones:
 Hay que dejar el material ordenado cuando se ha acabado la actividad
 No se puede trasladar un material de un rincón a otro
Hay que respetar el número de niños que se ha establecido que pueden estar a la vez en cada rincón
Cuando se entra en  un rincón hay que colocarse uno de los collares que están colgados, y cuando se sale se deja en su sitio.
Para entrar en un rincón hay que fijarse si hay algún collar colgado.
Si no es así, se puede esperar en la alfombra. Es el momento también de decidir por qué rincón va a empezar cada niño, de modo que cuando se levanten de la alfombra cada uno sepa dónde dirigirse y no se produzcan conflictos. 

Después de recordarles las reglas todos pueden pasar al rincón elegido.

2. El trabajo en los rincones
El trabajo por los diferentes rincones durará una hora y media aproximadamente. Todos los niños y niñas tienen que pasar por todos los rincones, aunque esto se conseguirá paulatinamente, ya que uno de los
objetivos, entre otros, del trabajo por rincones es que los niños aprendan a
estructurarse el tiempo y a organizarse las actividades.
Conviene tener en la clase un cuadro de doble entrada con el símbolo
de cada rincón y los nombres de los niños, de tal forma que, según se va
pasando por cada rincón, se deja constancia en el panel mediante un
gomet o cualquier otra forma.
Algunos criterios para tener en cuenta a la hora de organizar los rincones:
- Las zonas de paso tienen que estar suficientemente diferenciadas de las zonas de actividad de modo que unas no invadan las otras.
- La organización de los rincones debe potenciar por igual todos los aspectos del
desarrollo de los niños y niñas.
- Organizar los rincones de movimiento alejados de los que necesitan concentración. Los rincones tienen que estar suficientemente diferenciados de manera que unas situaciones queden separadas de otras y los niños aprendan a ubicarse dentro de ciertos límites. Cada rincón debe estar provisto de los materiales y objetos necesarios para las actividades que allí se pueden desarrollar.
- Los materiales y objetos deben estar ordenados con criterios claros y compartidos por todos los niños en la medida de lo posible, y visibles de modo
que inviten a la acción. El material de los rincones tiene que estimular ideas,
sugerir tareas, desarrollar juegos, pero en ningún momento debe suplir la actividad del niño, sino fomentarla. Los materiales deben estar dispuestos de forma accesible para los niños, sin que tengan que recurrir al adulto para coger aquello que necesitan y, por lo tanto, seguirá criterios de potenciar la
autonomía y la libre elección por parte de los niños. En cada rincón debe
haber suficiente cantidad y variedad de materiales para que todos los niños tengan posibilidades de desarrollar algún juego o tarea, pero teniendo en cuenta que demasiados estímulos bloquean la actividad. -
- Los rincones deben tener materiales de cierta complejidad que mantengan el interés de los niños, prolonguen el período de atención y les suponga un reto.
Materiales procedentes de las casas de los niños y objetos adquiridos por las familias que podrían encontrarse en los hogares, pueden brindar una fuerza afectiva a las posibilidades de aprendizaje de los niños, creando lazos entre la vida cotidiana y el entorno escolar.
-  El colocar agrupados materiales diferentes puede suscitar más intereses que cada uno por separado. Asimismo, unos materiales son más complejos que otros y pueden respaldar mejor el mantenimiento del interés de los pequeños.

El trabajo por rincones es una actividad individual; por lo tanto, una vez que se ha iniciado el proceso, los niños y niñas se moverán libremente en razón de sus intereses. Durante este tiempo, la educadora o educador será dinamizador y observador del proceso: facilitando ayuda al alumnado que la necesite, potenciando las interacciones, valorando iniciativas y sugerencias, proponiendo situaciones, proporcionando seguridad y confianza, estimulando a realizar ciertas tareas, sugiriendo posibilidades y alternativas.

3.  La puesta en común
Después del trabajo por los distintos rincones, los niños, junto con el maestro, regresarán a la alfombra. El objetivo de esta segunda asamblea será que todos y cada uno comuniquen a los demás lo que han hecho o experimentado; las dificultades que han tenido; los conflictos que han surgido; podrán también enseñar las producciones que han realizado.
Asimismo, será el momento de ver si se ha pasado por todos los rincones y, en el caso de que no haya sido así, se intentará que los niños expliquen las razones.
A través del trabajo por rincones, niños y niñas irán aprendiendo a coordinar y sistematizar su propia actividad, a anticipar y valorar las posibilidades de los objetos, a utilizarlos para conseguir unos resultados
determinados, a compararlos, clasificarlos, agruparlos, así corno a ser capaces de expresar sentimientos, emociones e ideas.
También va a servir para representar la realidad, experimentar sensaciones y transformaciones a partir de los materiales utilizados, para observar y descubrir fenómenos de los seres vivos, investigar, lanzar
hipótesis, confrontar puntos de vista, adquirir hábitos de cuidado de animales y plantas, mirar cuentos, libros, revistas, asumir roles, imaginar cosas, etc.

Fuente: Atención a la Diversidad La atención a la diversidad en educación infantil: los rincones
Autoras: Marisa del Carmen Consejería de Educación y Ciencia. Junta de Andalucía
             Ana M" Viera CP Nuestra Señora de la Antigua. Almensilla (Sevilla) 




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Aviso: Los documentos de esta página han sido tomados de varios sitios públicos de internet. Si alguien considera que alguno de estos no debería estar en este sitio, favor comunicármelo y este será retirado. Estos archivos deben ser tomados como consulta y sin fines comerciales, si desea tener el original de la fuente consultada, contacte la editorial o link correspondientes. Las imágenes fueron descargadas del buscador de google o son las que acompañan las publicaciones originales.

QUE CANTEN LOS NIÑOS

Seguimos despues de muchos años sin escucharlos y son tantos los que estan cantando con su lloro y penas que no escuchamos sus voces....pensemos en ellos cada dia un poco,hagamos pequeños gestos con los que tenemos al lado...todos necesitan un poco de Amor....no los dejemos de querer nunca,son inocentes expuestos ha este Mundo voraz y materialista.