MADUREZ DOCENTE


En otras ocasiones nos hemos referido a la importancia de saber utilizar las redes sociales. También hemos hablado de la necesidad de utilizar un lenguaje pedagógico o a usar bien las tecnologías. Estos aspectos se conjugan en lo que podemos llamar una "madurez profesional". Este concepto, si bien no es unívoco, lo podemos definir como el actuar coherente y la aceptación consciente de la responsabilidad asociadas a una profesión determinada. En el caso de un profesor maduro profesionalmente, se espera, entre otras cuestiones, que actúe de acuerdo a su rol docente
y que comprenda que tal actitud está relacionada con lo que se espera de él. Tengo la impresión de que uno de los problemas del profesorado actual es la falta de madurez docente. Día a día podemos observar a profesores que, sin darse cuenta, actúan de forma "poco profesional": Palabras o actitudes no muy acordes a su rol, falta de rigurosidad en las palabras (se acuerdan de la controversia sobre la supuesta disminución de las vacaciones que habría propuesto el Ministro Lavín), no cumplimiento de las responsabilidades laborales, despreocupación por la planificación docente, entre otras cuestiones.
Las causas de tal inmadurez docente son muchas y pueden corresponderse con la falta de capital cultural, la escasa formación docente en este tipo de cuestiones, o las propias características y/o carencias personales. Alcanzar una madurez es, por lo tanto, un trabajo personal y social, en que unen las características personales a la misma formación docente.

Las causas de la inmadurez docente son muchas y pueden corresponderse con la falta de capital cultural, la escasa formación docente en este tipo de cuestiones, o las propias características y/o carencias personales
En términos concretos, podemos señalar algunos indicadores de madurez docente:
  • Posee objetivos pedagógicos concretos: Un profesor maduro sabe qué debe y qué no debe hacer en su trabajo. Se fija metas claras de acuerdo a su rol docente.
  • Asume desafíos: un profesor maduro no se conforma con hacer "lo que le piden" sino que propone y actúa para que se lleven a cabo.
  • Reflexiona sobre su actuar y quiere mejorar: un profesor maduro es autocrítico y, al asumir sus carencias, busca actualizar sus conocimientos y habilidades; pero, al mismo tiempo, es capaz de reconocer sus capacidades y obtener lo mejor de ellas.
  • Su lenguaje y actitud es coherente con su rol docente: sus palabras y acciones reflejan el rol formador que posee un educador. Evita el lenguaje soez o la falta de respeto, asistir a algunos lugares o realizar ciertas acciones. Concuerdo con que este punto es conflictivo, pues lo que para uno es contraproducente, para otro puede no representar problemas. Acá entra el juego el criterio personal y, si es posible, el acompañamiento de otros docentes.
  • Busca mecanismos para resolver los problemas: el profesor maduro sabe resolver cuestiones que se le presenten en la escuela, pero también sabe que no puede resolver todos los problemas que se le presentan.
Estos indicadores son sólo una muestra de lo que caracteriza a un docente maduro. Alcanzar una madurez docente es una tarea constante que está relacionada con la propia madurez personal del profesor. ¿Cómo puede la formación inicial ayudar a desarrollar la madurez docente? ¿Es factible crear un mecanismo para asegurarnos que quienes egresan de pedagogía tengan una desarrollo emocional adecuado para la pedagogía? ¿Qué piensan ustedes?

Escrito por Hugo Tapia en SALA DE PROFESORES.COM
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Aviso: Los documentos de esta página han sido tomados de varios sitios públicos de internet. Si alguien considera que alguno de estos no debería estar en este sitio, favor comunicármelo y este será retirado. Estos archivos deben ser tomados como consulta y sin fines comerciales, si desea tener el original de la fuente consultada, contacte la editorial o link correspondientes. Las imágenes fueron descargadas del buscador de google o son las que acompañan las publicaciones originales.

QUE CANTEN LOS NIÑOS

Seguimos despues de muchos años sin escucharlos y son tantos los que estan cantando con su lloro y penas que no escuchamos sus voces....pensemos en ellos cada dia un poco,hagamos pequeños gestos con los que tenemos al lado...todos necesitan un poco de Amor....no los dejemos de querer nunca,son inocentes expuestos ha este Mundo voraz y materialista.