CONCLUSIONES DEL II FORO DE CALIDAD EDUCATIVA - Proyecto Educar 2050


 Educación:"La ley vigente no obliga a docentes y padres a enseñar" 

Esta fue una de las conclusiones del II Foro de Calidad Educativa, organizado por Proyecto Educar 2050; también se instó a familias, escuelas y al Estado a comprometerse con la educación

La ley vigente no obliga a docentes y padres a enseñar
Se insistió en la necesidad de que se examine continuamente a los alumno


Resulta curioso y a la vez llamativo que la ley nacional de educación vigente (ley 26.206) nombre 57 veces la palabra derecho y sólo siete la palabra deber. Garantiza el derecho constitucional de maestros y alumnos a enseñar y aprender, pero no obliga a nadie. Ni padres, ni directores o supervisores, ni los medios, ni las facultades de educación, ni los municipios, ni la Justicia, tienen el deber de garantizar calidad educativa.
Triste paradoja. Aunque como argentinos sigamos sosteniendo que la educación es nuestra prioridad, en la práctica -y en la legislación-, las obligaciones para alcanzar el estándar deseado brillan por su ausencia. O, al menos, escasean.
A esta conclusión contundente llegó Gustavo Iaies, director del Centro de Estudios en Políticas Públicas (CEPP), en el II Foro de Calidad Educativa, que organizó hace pocas semanas Proyecto Educar2050. Varios especialistas en este campo, que participaron del encuentro, subrayaron la necesidad de que la sociedad civil entera se comprometiera más con la educación. Y reclamara calidad al Estado.
Desde los docentes, por ejemplo, se percibe a las familias desconectadas de las obligaciones escolares de los chicos. Una encuesta encarada por Proyecto Educar2050 demostró que los maestros se sienten solos y agobiados por la enorme tarea de contención y asistencia que deben realizar y que los distrae de su función central: enseñar. "Los padres no vienen a la escuela, no siguen los deberes de sus hijos. Cada vez recibimos más alumnos desordenados e indisciplinados. Los chicos están solos", según algunas respuestas recogidas en el estudio mencionado.
A su vez, se mencionó y criticó aquellos casos en los que a los padres lo único que les interesa es que sus hijos pasen de grado y no que verdaderamente aprendan. "Se quieren sacar problemas de encima", se escuchó.
Pero no sólo falta compromiso de las familias. Inés Aguerrondo, consultora de IIPE/Unesco, cuestionó el papel de muchos maestros que a veces trabajan más como funcionarios públicos que como adultos responsables de los aprendizajes. "Los países que gozan de gran calidad educativa cuentan con profesores que no negocian sus sueldos cada año y no piden aumentos salariales sin ofrecer algo a cambio. Tenemos que volver a instalar la cultura de la meritocracia; el financiamiento por mérito", comentó. Para ella, como para Axel Rivas, director de Educación del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), es prioritario mejorar la formación docente para que estén frente al aula los mejores profesionales. De hecho, las investigaciones internacionales muestran que el buen desempeño de éstos es el factor que influye de manera decisiva en los logros de los chicos.
En la misma línea, se insistió en la necesidad de que se examine continuamente no sólo a los alumnos, sino también a los maestros. Y que las evaluaciones sirvan como información para que ellos cambien y mejoren, no como método para señalar a los ineficientes. Todo lo contrario.
El rol de la dirigencia fue también tema de análisis. El rabino Sergio Bergman dijo que desde el empresariado hace falta vocación por trascender con normas estables y viables. "A veces se ven más hombres de negocios preocupados únicamente por sus ganancias que empresarios comprometidos. La educación pública nos atañe a todos, no sólo al gobierno de turno; aunque la responsabilidad mayor recaiga en éste", insistió. Bergman invitó a los padres a asumir su rol con autoridad, imponiendo los límites necesarios para formar buenos ciudadanos. "No necesitamos que nuestros hijos nos aprueben, sino que nos respeten", dijo sabiamente.
El desafío del Bicentenario quedó claro: que la dirigencia se tome en serio que la educación debe ser la prioridad si de verdad la Argentina busca crecer. Si no, ciertamente será difícil hacer el viraje que el siglo XXI globalizado exige: pasar de los conocimientos de la modernidad a la nueva sociedad del conocimiento.
Por Agustina Lanusse
Para LA NACION -
Sábado 17 de julio de 2010 - Noticias de Comunidad

EN EL MUNDO Las reformas educativas exitosas lograron: 1. Que el sistema cambie sus reglas de juego y que se mejore sistemáticamente lo que se enseña y cómo se enseña. No basta con saber pensar, hay que saber resolver problemas de la comunidad, del país.
2. Que se preste especial cuidado al desarrollo profesional de los docentes.
3. Que el Estado lidere y resguarde el proceso de reforma educativa.
Cómo colaborar

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Aviso: Los documentos de esta página han sido tomados de varios sitios públicos de internet. Si alguien considera que alguno de estos no debería estar en este sitio, favor comunicármelo y este será retirado. Estos archivos deben ser tomados como consulta y sin fines comerciales, si desea tener el original de la fuente consultada, contacte la editorial o link correspondientes. Las imágenes fueron descargadas del buscador de google o son las que acompañan las publicaciones originales.

QUE CANTEN LOS NIÑOS

Seguimos despues de muchos años sin escucharlos y son tantos los que estan cantando con su lloro y penas que no escuchamos sus voces....pensemos en ellos cada dia un poco,hagamos pequeños gestos con los que tenemos al lado...todos necesitan un poco de Amor....no los dejemos de querer nunca,son inocentes expuestos ha este Mundo voraz y materialista.