"CUANDO LA FAMILIA NO ESTÁ, LA ESCUELA NO PUEDE"

La relación entre padres y maestros está mediada por acuerdos más o menos explícitos y zonas grises que pueden traer momentos de tensión. Demandas de unos hacia otros, respuestas incongruentes o malentendidos se ponen en juego tras el mismo objetivo: educar. El vínculo entre padres y maestros se juega cada día sobre cierto equilibrio que requiere una cuota de esfuerzo. 

 Padres y maestros, un trabajo compartido