CUENTOS CON VALORES

TOMAS TARAMBANA Y SU TAMBOR (RESPETO)
Tomás Tarambana era un niño de plastilina naranja y azul que vivía en un colegio. Aunque tenía muchas cosas buenas, había empezado a perder un poco el respeto a los demás, y cuando su tía Agata, una gran bola de plastilina de colores, le regaló un tambor por su cumpleaños, aquello fue terrible. Daba igual cuánto le pidieran todos que tocara más bajo, o que fuera a hacerlo a otro lugar: Tomás se paseaba por toda el aula aporreando el tambor, sin que las molestias que causaba a los demás le importasen ni un pimiento. Así que el resto de figuritas del aula dejaron de querer jugar con Tomás, y sufrieron mucho con su ruidoso tambor hasta que Coco Sapio, un muñeco listísimo hecho con construcciones, inventó unos tapones especiales para los oidos que dejaban oir los ruidos normales, pero evitaban los más molestos.
Tomás, al ver que los demás ya no le hacían caso, y que ni siquiera se molestaban, se enfadó mucho con Coco Sapio, y tras una gran pelea, el inventor terminó cayendo al suelo desde lo alto de una mesa, rompiéndose en sus mil piezas. Aunque fue un accidente, todos se enfadaron tanto con Tomás, que ya nadie quiso volver a saber nada de él, aunque a él tampoco le importó mucho.
Y todo habría quedado así si no fuera porque a los pocos días, colocaron en la clase un precioso reloj de cuco, justo al lado de la estantería en que dormía Tomás. El cuco sonaba constantemente, "tic, tac, tic, tac", y para colmo cada hora salía a hacer "cucú, cucú", así que Tomás no podía descansar ni un poquito, pero los demás, con sus tapones especiales, estaban tan tranquilos.
Entonces Tomás empezó a darse cuenta de lo muchísimo que había molestado a todos con su tambor, y de la tontería que había hecho peleándose con Coco Sapio, que sería el único que podría ayudarle ahora. Y decidido a cambiar la situación, y a que todos vieran que iba a convertirse en el niño más bueno y respetuoso, dedicó todo el tiempo a ir reuniendo las piezas de Coco Sapio para reconstruirlo en secreto. Le llevó muchísimos días y noches, hasta que terminó justo cuando ya casi no podía más, de tan poco que dormía por culpa del reloj de cuco. Y cuando Coco Sapio estuvo reconstruido y volvió a tomar vida, todos se llevaron una estupenda sorpresa y felicitaron a Tomás por su trabajo, quien pidió perdón a todos por su falta de cuidado y por no haber tenido en cuenta lo mucho que les molestaba. Así que aunque Coco Sapio estaba algo enfadado con Tomás Tarambana, le convencieron para que inventara unos tapones para él, y a partir de aquel día, pudo por fin Tomás Tarambana descansar un poco, y nunca más dejó que nadie volviera a ser tan desconsiderado como lo había sido él mismo.

UN CONEJO EN LA VIA (COMPASIÓN) 
Daniel se reía dentro del auto por las gracias que hacia su hermano menor Carlos.

Iban de paseo con sus padres al Lago Rosado. Allí irán a nadar en sus tibias aguas y elevarán sus nuevas cometas. Será un día de paseo inolvidable.
De pronto el carro se detiene con un brusco frenazo. Daniel oye a su padre exclamar con voz ronca: -¡Oh mi Dios, lo he atropellado!.
-¿A quien, a quien?, le pregunta Daniel.
-No se preocupen, responde su padre. No es nada..
El auto inicia su marcha de nuevo y la madre de los chicos prende la radio y se escucha una canción de moda en los parlantes. Cantemos esta canción, dice mirando a los niños en el asiento de atrás
La mamá comienza a tararear una tonada. Pero Daniel mira por el vidrio trasero y vé tendido sobre la carretera el cuerpo de un conejo adulto.
-Para el carro papi!, gritó Daniel. Por favor, detente.
-¿ Para qué ¿ , responde su padre.
-El conejo, le dice , el conejo allí en la carretera, herido ¡
-Dejémoslo, dice la madre, es solo un animal,
-No, no, para, para.
-Si papi, no sigas , añade Carlitos. Debemos recogerlo y llevarlo al hospital de animales. Los dos niños se ven muy preocupados y tristes.
-Bueno, esta bien. Y dando vuelta recogen al conejo herido.
Pero al reiniciar su viaje son detenidos un poco mas adelante por una radiopatrulla de la policía vial y les informan que una gran roca ha caído sobre la carretera por donde iban, cerrando el paso.
-¡De no habernos devuelto por el conejo, seguramente esta enorme piedra hubiera caído sobre nosotros! dijo el padre.
-Oh Dios, dice la madre, mil gracias por habernos protegido. Y gracias a ti también amiguito, añadió mirando al blanco y peludo acompañante que descansaba en las piernas de los niños.
En la clínica veterinaria le colocan unas inyecciones y vendajes al pobre animalito.
-Debes cuidarlo en tu casa unos días y darle de comer verduras y agua pura, le dijo el medico veterinario a Daniel.
-Así lo haré, responde.
Quinces días después el conejo se recupera y los padres de Daniel lo adoptan como mascota para felicidad de los dos chicos.
 
EL NIÑO DEL BIDÓN (CREATIVIDAD)
Manuel era un niño que en todo instante estaba imaginando cosas entretenidas. Él tenía una mamá Angélica y un papa Eduardo que un día le preguntaron muy serios y afligidos:
-¿Manuel qué te gustaría que te regaláramos para tu cumpleaños?
Pensó dos semanas, pero no dijo nada. Finalmente llegó el día de su cumpleaños y salió con papá y mamá a recorrer jugueterías, pero nada le gustó. De pronto dio un brinco y dijo: . ¡Ya sé, quiero que me compren un regalo allá - y corrió hacia una a una ferretería.

Entraron a un gran galpón lleno de materiales de construcción , cañerías canaletas de hojalata, herramientas, carretillas, cadenas, cuerdas y mil tesoros más. Manuel fijó sus ojos en un hermoso bidón amarillo de veinte litros y con una tapa verde. Era un bidón de plástico grueso resistente, durable. Fantástico.
Los papás no podían imaginar para que le iba a servir a Manuel un bidón.
Esa misma tarde Manuel transformó su bidón una obra de arte pegándole stikers, y recortes de publicidad. Después con dos palitos de maqueta estuvo tocando batería ejecutando endemoniados ritmos. En la tarde jugo play sentado en su bidón. Al otro día lo lleno hasta la mitad con arena, le amarró un cordel que pasó por una barra de acero del cobertizo y se puso a fortalecer sus músculos tirando de la cuerda e izando el bidón hasta el techo. Otro día llenó el bidón con agua lo colgó y se duchó en el patio. Sus amigos lo invitaron a jugar a la plaza siempre y cuando llevara su bidón.
En la noche cuando todos dormían metió su linterna encendida dentro del bidón y tuvo un enorme sol amarillo para el solo.

Entonces soñó que estaba en una playa lejana viendo como amanecía ; y fue feliz , como siempre.
UN CUMPLEAÑOS DIFERENTE (GENEROSIDAD Y AMISTAD)
Un año más ahí estaban, Lorenzo y Daniel, celebrando el cumpleaños de Lorenzo. Era el octavo cumpleaños de Lorenzo y los habían celebrado siempre juntos. Amigos desde la guardería, los dos mejores amigos que nadie pudiera imaginarse. Compartían todo, iban juntos de excursiones, eran uña y carne.

Aquel día Daniel había regalado a Lorenzo el juego que más deseaban tener para la consola, sabían que al tenerlo uno de ellos sería como si los dos lo tuviesen, de esa manera jugarían en equipo y conseguirían los retos juntos.
Pasaron la tarde divirtiéndose y a la hora de dormir Daniel se quedó junto a su amigo, así podrían estar más tiempo juntos. Pero no sabían lo que aquella noche les deparaba.
Antes de dormir quisieron echar una última partida, pero uno y otro quería ser el primero en jugar, Lorenzo decía que era su juego, Daniel que se lo había regalado él, empezaron una discusión que hizo llegar al papá de Lorenzo, y ya que no se ponían de acuerdo, decidió no dejar a ninguno de los dos jugar, les explicó que había que compartir y mucho más entre amigos, al no hacer caso los mandó a dormir.
Muy enfadados se acostaron sin mirarse uno en cada cama, poco a poco el enfado y el cansancio les hicieron dormir.
En el silencio de la noche los dos amigos oyeron tocar en la ventana y se despertaron, al mirar pudieron ver una preciosa paloma blanca que los invitaba a seguirla, no lo dudaron y partieron tras ella.
No se lo podían creer, estaban volando detrás de una paloma blanca, sobrevolaron durante toda la noche muchas ciudades y llegaron a una ciudad muy lejana, daba la sensación de que en ella vivía gente muy pobre.
La paloma les pidió que la siguieran y los llevó hasta un riachuelo, en él habían dos niñas, de más o menos la misma edad que ellos dos, muy despeinadas, con poca ropa y sin calzado, pero tenían dos muñecas con las que jugaban. Una era de plástico y la otra de cartón.
Las niñas jugaban a bañarlas en el riachuelo, las lavaban y reían juntas, pero de repente, la muñeca de cartón empezó a deshacerse en el agua, el desconsuelo de la niña era tan grande que Lorenzo y Daniel empezaron a llorar. La otra niña no podía dejar a su mejor amiga de esa manera y le dio su muñeca de plástico, las dos jugaron horas y horas hasta que se fueron a dormir.
Lorenzo y Daniel decidieron que tenían muchos juguetes de otros cumpleaños que ya no utilizaban y cuando volviesen a casa los donarían para los niños que no tenían con qué jugar.
Ellos también tenían sueño, después de esas emociones y del largo viaje necesitaban descansar y las acompañaron a casa.
Cuando despertaron a la mañana siguiente estaban los dos abrazados en una sola cama en casa de Lorenzo, mamá se sorprendió y más después del enfado con el que se habían ido a dormir. Le contaron a mamá lo que les había pasado y ésta les dijo que era un bonito sueño. Pero ellos sabían que no, que había sido real, sobre todo, al ver en la ventana a la preciosa paloma blanca con la que habían viajado la noche anterior, que les hacía un guiño de complicidad.
Fueron contentos a desayunar y decidieron no discutir nunca más.

UGA LA TORTUGA (PERSEVERANCIA)
¡Caramba, todo me sale mal!- Se lamenta continuamente Uga ,la tortuga.
Y es que no es para menos: siempre llega tarde, acaba la última sus tareas, casi nunca consigue premios a la rapidez y, para colmo es una dormilona.
¡Esto tiene que cambiar!- se propuso un buen día harta de que sus compañeros del bosque le recriminaran su poco esfuerzo al realizar sus tareas; y es que, había optado por no intentar siquiera realizar actividades tan sencillas como amontonar hojitas secas caídas de los árboles en otoño o quitar piedrecitas del camino hacia la charca dónde chapoteaban los calurosos días de verano.
- Para qué preocuparrme de hacer un trabajo que luego acaban haciendo mis compañeros?, mejor es dedicarme a jugar y a descansar.
- No es una gran idea". Dijo una hormiguita. Lo que verdaderamente cuenta no es hacer el trabajo en un tiempo record; lo importante es acabarlo realizándolo lo mejor que sabes pues siempre te quedará la recompensa de haberlo conseguido.
No todos los trabajos necesitan de obreros rápidos. Hay labores que requieren tiempo y esfuerzo. Si no lo intentas nunca sabrás de lo que eres capaz de hacer y siempre te quedarás con la duda de si lo hubieras logrado alguna vez. Por ello, es mejor intentarlo y no conseguirlo que no probar y vivir con la duda.
La constancia y la perseverancia son buenas aliadas para conseguir lo que nos proponemos; por ello, yo te aconsejo que lo intentes. Hasta te puede sorprender de lo que eres capaz.
¡Caramba, hormiguita, me has tocado las fibras!.Esto es lo que yo necesitaba: alguien que me ayudara a comprender el valor del esfuerzo; te prometo que lo intentaré.
Pasaron unos días y Uga se esforzaba en sus quehaceres. Se sentía feliz consigo misma pues cada día conseguía lo poquito que se proponía porque era consciente de que había hecho todo lo posible por lograrlo.
He encontrado mi felicidad: lo que importa no es marcarse grandes e imposibles metas sino acabar todas las pequeñas tareas que contribuyen a lograr grandes fines.

¿HAS VISTO LOS BESOS PASAR? (Curiosidad, cooperación y ayuda, solidaridad, bondad)
Érase una vez... un pueblecito que se quedó sin besos.
Al salir el sol todos los habitantes de Saraguro, que así se llamaba el pueblo, se dieron cuenta de que todos los besos se habían ido y se quedaron muy tristes y apenados porque la vida es más bonita con besos y con amor.
-¿Sabes tú dónde estarán todos los besos?
-¿Puedes mirar debajo de tus pies para saber si están ahí? ¡No, no, están!
-¿Puedes mirar detrás de ti para ver si un susto te quieren dar?
-¡Ahhh, uhhh! ¡No, no están!
- ¿Puedes mirar en tus orejas por si casualidad colgados allí están?
- ¡No, no están!
- ¿Dónde estarán?
Zoila, una niña muy aventurera, atrevida y divertida, que vivía en la casa amarilla, decidió investigar este suceso tan extraño. Se calzó sus mejores zapatos y comenzó a caminar.
De repente, Zoila vio a Saturnino, un pato de lo más lindo.
"Querido Saturnino: ¿has visto a los besos pasar?"
"No, no, pues me acabo de levantar. Sigue el camino y seguro que los encontrarás".
Zoila continuó su camino y a su paso se encontró a Lala, la vaca.
"Querida Lala ¿has visto a los besos pasar?"
"No, no, pues jugando con la flor llevo un rato sin parar. Sigue el camino y seguro que los encontrarás".
Zoila tomó el sendero de la muralla y llegó hasta un precioso castillo. Con fuerza, golpeó la puerta y un serio soldado salió tras de ella. Con voz profunda el soldado gritó: "¿quién está ahí?"
"Querido soldado: ¿has visto a los besos pasar?"
"Si, si, aquí en el castillo de Don Beltrán deben de estar, el Rey a Doña Mencía todos se los quiere dar".
Así que Zoila llegó hasta el salón real y le preguntó a su majestad:
"Querido Rey: ¿has visto a los besos pasar?
El rey pensativo, miró a Zoila con dulces y amorosos ojos y le respondió:
"Hola Zoila, ¿has mirado debajo de tus pies?"
"Si, pero no están"
"¿Has mirado detrás de ti?"
"Si pero un susto tampoco me quieren dar"
"Y en tus orejas, ¿colgados no están?"
"No, no, no les encuentro por ningún lugar".
"Busca en tu corazón, verás como allí todos deben estar".
Zoila cerró los ojos y colocó las manos sobre su corazón, notó unos ligeros golpecitos ¡ton, ton, ton! y una sonrisa se dibujó en su boca. Poco a poco, al abrir los ojos Zoila sintió como de sus labios salían unos ruiditos...
¡MUA, MUA, MUA CUÁNTA FELICIDAD! ¡MUA, MUA, MUA CUÁNTA FELICIDAD!
¡EN EL CORAZÓN TODOS LOS BESOS ESTÁN! ¡EN EL CORAZÓN TODOS LOS BESOS ESTÁN!
¡A Saraguro todos los besos volveré a llevar, en mi corazón bien calentitos si que llegarán!.
Y colorín, colorado, los besos de Zoila nunca se terminaron.
Y colorín, colorete, en Saraguro celebraron una fiesta con cohetes.

FICHA DIDACTICA RECOMENDADA:
CONTENIDO PEDAGÓGICO.
  • VALORES: amor, curiosidad, cooperación y ayuda, solidaridad, bondad, pensamiento positivo.
OTROS APRENDIZAJES QUE SE DERIVAN DEL CUENTO.
  • CONCEPTOS ESPACIALES: debajo, detrás, dentro.
  • ANIMALES DOMÉSTICOS: pato, vaca.
  • AUTOESTIMA: Zoila es una niña muy aventurera, atrevida y divertida.
  • HABILIDADES COMUNICATIVAS: saludo, despedida, escucha, fórmulas para preguntar y responder.
  • PARTES DEL CUERPO: pies, espalda, orejas.
  • SENSACIONES Y PERCEPCIONES: susto, sorpresa, gestualidad corporal.
  • USO DEL LENGUAJE: vocabulario (castillo, soldado, rey Don Beltrán, reina Doña Mencía, salón real, muralla). Se puede trabajar en torno a la Edad Media , preparar una unidad didáctica a partir del cuento titulada "Zoila visita el castillo de Don Beltrán", los niños pueden visitar un castillo con una obra teatralizada o ver fotografías, nos podemos disfrazar de reyes, soldados con caballos... comer como lo hacían en la Edad Media , bailes típicos, comprar y vender con maravedíes...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Aviso: Los documentos de esta página han sido tomados de varios sitios públicos de internet. Si alguien considera que alguno de estos no debería estar en este sitio, favor comunicármelo y este será retirado. Estos archivos deben ser tomados como consulta y sin fines comerciales, si desea tener el original de la fuente consultada, contacte la editorial o link correspondientes. Las imágenes fueron descargadas del buscador de google o son las que acompañan las publicaciones originales.

QUE CANTEN LOS NIÑOS

Seguimos despues de muchos años sin escucharlos y son tantos los que estan cantando con su lloro y penas que no escuchamos sus voces....pensemos en ellos cada dia un poco,hagamos pequeños gestos con los que tenemos al lado...todos necesitan un poco de Amor....no los dejemos de querer nunca,son inocentes expuestos ha este Mundo voraz y materialista.